Las siete virtudes

Peter de Kempeneer

® All rights reserved
1/1 Objects

More from the collection

Serie de la vida de Tobías (2. Ana insulta a Tobía...

Maarten Van Heemskerck

Museo Nacional de San Carlos


Serie de la vida de Tobías (4. El arcángel le dice...

Maarten Van Heemskerck

Museo Nacional de San Carlos


See more

Las siete virtudes

Peter de Kempeneer fue un pintor flamenco que desarrolló la parte más importante de su carrera profesional en España. Algunos textos relacionan a este pintor como nacido en España y flamenco por adopción, y otros lo identifican como originario de los Países Bajos.En la historiografía se le conoce con muchas variantes de su nombre: Pieter Kempeneer, Pedro de Campaña, Petrus Campania o Campanicusis, y Peter Campener. Perteneció a una familia de vieja tradición en la manufactura de tapices y pintura. Viajó a Italia en 1529 donde estudió la obra de Rafael y Miguel Ángel, además adquirió conocimientos de arquitectura y escultura. Participó en Boloña en la construcción del arco triunfal de Carlos V y es posible que haya permanecido una temporada en Venecia. Hacia 1537 viajó a Sevilla donde realizó numerosas comisiones de pintura religiosa. A la postre estableció un taller en dicha ciudad. La estancia en Andalucía se extendió hasta 1536, fecha en la que regresó a Bruselas, ciudad en la que recibió el nombramiento de director en la factoría de tapices de su familia.Las Siete Virtudes es una obra de singular factura. Las virtudes tienen su origen en los textos de san Mateo, san Agustín y santo Tomás. Se entienden como actos de buena conducta o de heroicidad propias de las almas purificadas. Según Tomás de Aquino la virtud se adquiere de la imitación de Dios, "… cada virtud, como toda otra cosa, tiene su ejemplo en Dios". La representación iconográfica emparenta a las virtudes teologales con las cardinales, donde ambas se humanizan, como toda alegoría, llevando los atributos que las distinguen entre sí.En la obra de Kempener las virtudes se identifican por portar estos distintivos generalmente en la diadema, y las ubica espacialmente de acuerdo a su relevancia religiosa: las teologales al frente y las cardinales atrás. Al frente, de izquierda a derecha, la Fe, cuyo atributo es la cruz; la Caridad que amamanta a varios niños y la Esperanza, que suele representarse con un ancla, aunque aquí sólo la actitud nos revela su identidad. En el fondo, continuando con el mismo orden se encuentra la Fortaleza, que lleva en el tocado a los leones; ésta corresponde más a una representación medieval que a la renacentista, que se reconoce por presentar una columna o un arma, la Prudencia, porta un espejo; la Justicia que en este caso tiene un ángel de ojos vendados, no obstante su atributo más frecuente es la balanza o una espada, y la Templanza, que sostiene una jarra con la que alegóricamente mezcla el agua con el vino. La representación de la figura humana está inscrita dentro de la modalidad artística del manierismo, considerando el cuidado de la configuración técnica en la figura humana, gusto por el alargamiento de los personajes representados, el dibujo refinado y dinámico de los personajes, que pese a tener una actitud pasiva, nos remite a una exploración de la proporción áurea heredada de los principios del arte clásico. Trasladada de España a México para enriquecer la colección de la Academia de San Carlos, la obra posteriormente fue cedida al acervo probablemente por José de Alcíbar, maestro de esa institución. Representa a las 7 virtudes: 3 teologales y 4 cardinales, en la forma de siete mujeres que ocupan distintos planos. Al centro de la composición se encuentra la Caridad que amamanta a dos niños. detrás de ésta, en el extremo izquierdo, aparece la Fe que porta una cruz, mientras que en el derecho la Esperanza levanta la mirada hacia el cielo. Al fondo se localizan las virtudes cardinales con sus respectivos atributos, indicados en las tiaras que llevan sobre la cabeza: los leones simbolizan la Fortaleza; el espejo, la Prudencia; un querubín con los ojos vendados para la Justicia y el vaso de agua de la Templanza. Durante algún tiempo este lienzo estuvo atribuido a Rafael Sanzio y después a Leonardo da Vinci, lo que resulta comprensible en tanto que Pieter de Kempener se encontró muy inmerso en el ambiente italiano, pues en 1529 trabajó en Boloña, posteriormente trabajó en Venecia y al llegar a España no perdió la influencia de su estilo italiano. Kempener trabajó en Sevilla, ciudad donde fue ejecutada la pieza, hasta 1562.

Data Sheet
Title Las siete virtudes
Creator Peter de Kempeneer
Date Siglo XVI
Type object Pintura
Institution Museo Nacional de San Carlos
Collection Manierismo
Dimension 88.5 cm alto
Available formats JPG
Technique óleo sobre madera trasladado a tela
Media Imagen
Copyright Reservados
Copyright permission Restringido
Identifier oai:mexicana.cultura.gob.mx:0013409/0000739

Annotations

What are the annotations?

The annotations seek to improve and enrich the information of each of the digital objects that are available in Mexicana. In case you know relevant data about this specific object, we invite you to participate by adding and sharing this information, which will go through a validation process before being visible on the platform. Thank you very much for your annotation!

Log in

Register

CREA TUS COLECCIONES

REGÍSTRATE PARA GUARDAR TUS FAVORITOS

¿Ya tienes una cuenta? Inicia sesión aquí

Secretaría de Cultura, 2017. All rights reserved.