Corrido de Lino Zamora. 10. Testimonio musical de México, volumen 61

Fonoteca INAH

® Derechos Reservados
1/1 Objetos

Más de la colección

Mitote de la chicharra (Mateteirotutsésin). 5. Tes...

Fonoteca INAH

Instituto Nacional de Antropología e Historia


Asis toy. 14. Testimonio musical de México, volume...

Fonoteca INAH

Instituto Nacional de Antropología e Historia


Ver más

Corrido de Lino Zamora. 10. Testimonio musical de México, volumen 61

No era la riqueza del subsuelo lo único que impulsaba la economía del estado, pues más allá de los nudos montañosos, donde se levantaban los reales de minas, abundaban las haciendas de campo en las que pastaban millones de cabezas de ganado y en muchas de las cuales se criaban, desde los días de la Colonia, reses bravas.Ciertamente, al finalizar el siglo XIX destacaban entre las ganaderías locales las de Tayahua, Tesorero, Santa Rosa, La Purísima, Presillas y, sobre todo, Malpaso, cuya cruza con la dehesa española de Veragua la mantenía entre las mejores del país; pero igualmente es verdad que, allá por los sesenta de dicha centuria, ya los astados zacatecanos figuraban entre los preferidos de los matadores y arrancaban, por su bravura y nobleza, el alarido de las multitudes. Y era tal la afición y las perspectivas que como negocio ofrecía para entonces la fiesta brava que, el 22 de noviembre de 1860, Francisco J. Dávila obtuvo permiso para levantar un coso en el mesón de San Felipe, cuyo valor era de 10 mil pesos, y ya en el ocaso de la Intervención francesa el licenciado Agustín Llamas decidió construir otra plaza de toros, la de San Pedro, que fue inaugurada el 15 de septiembre de 1886 y que aún subsiste en la capital del estado.Para entonces Bernardo Gaviño, famoso diestro español en el apogeo de sus facultades y fama, imbuía vastos conocimientos a los toreros nativos, entre los cuales destacaba Lino Zamora, quien a más de tener el don de entusiasmar a las multitudes con su garbo y destreza, se ganaba los aplausos del respetable y abarrotaba los tendidos a base de ejecutar suertes inenarrables, por lo cual en el lapso comprendido entre 1873 y 1878 –en que presentó en la arena de Tlalnepantla a su discípulo Ponciano Díaz– reinó sin competencia en el arte del toreo, opacando a todos los espadas, inclusive a su maestro Bernardo Gaviño, pues era “tan habilidoso para ejecutar el ‘cambio’ que colocaba con frecuencia banderillas cortas y parches de colores con las manos y los pies, hasta llegar a la temeridad de clavar una naranja en cada cuerno del burel mediante dos ligeros movimientos engañosos con la cintura, uno hacia la derecha y otro hacia el lado contrario”.

Ficha Técnica
Título Corrido de Lino Zamora. 10. Testimonio musical de México, volumen 61
Creador Fonoteca INAH
Tipo de objeto Grabación de audio, Música
Institución Instituto Nacional de Antropología e Historia
Créditos Cortés Figueroa, Javier (recordist), Aquino Gómez, Jorge (Conductor), Gutiérrez Acuña, Pedro (Musician), Músicos y cantantes de la Casa de la Música Mexicana S. C. (Musician), Lazcano Jiménez, Mario Alberto (Musician), Hernández Zarate, Ariana Lizbeth (Musician), González Padrón, Jesús (Musician), Lugo Reyes, Adolfo Guadalupe (Singer)
Formatos disponibles JPG
Identificador oai:mexicana.cultura.gob.mx:0014137/0092385
Ver registro original http://mediateca.inah.gob.mx/islandora_74/islandora/object/musica%3A1428
Palabras Clave

Anotaciones

¿Qué son las anotaciones?

Las anotaciones buscan mejorar y enriquecer la información de cada uno de los objetos digitales que se encuentran disponibles en Mexicana. En caso de que conozcas datos relevantes sobre este objeto en específico, te invitamos a participar agregando y compartiendo dicha información, la cual pasará por un proceso de validación antes de ser visible en la plataforma. ¡Muchas gracias por tu anotación!

Inicia sesión

Registrate

CREA TUS COLECCIONES

REGÍSTRATE PARA GUARDAR TUS FAVORITOS

¿Ya tienes una cuenta? Inicia sesión aquí

Secretaría de Cultura, 2017. Todos los derechos reservados.